La empresa española KOKEN lanza al mercado la mascarilla facial de burbujas que triunfa en las redes 

Una empresa española ha revolucionado el mercado de las mascarillas faciales reformulando un producto de la cosmética coreana: la mascarilla de burbujas. Lo ha adaptado a los estándares europeos mejorando su composición para ofrecer un producto de la más alta calidad

0
266
bubble Mask
La cosmética coreana se ha convertido en uno de los grandes referentes en lo que se refiere a la búsqueda de un cutis perfecto, es uno de los países pioneros en innovación cosmética. Encabeza el ranking mundial en cirugía estética y el culto al cuerpo es la seña de identidad de sus habitantes.

La BB Cream fue el primer producto que la industria de la belleza coreana introdujo internacionalmente, y ahora casi todas las marcas europeas y estadounidenses tienen sus propios productos BB Cream.

El último producto de origen coreano que ha causado furor en las redes ha sido una mascarilla de burbujas o `Bubble Mask´. La marca española KOKEN, dedicada a la fabricación y venta de cosméticos y ceras depilatorias desde hace más de 20 años, ha sacado al mercado su propia versión de esta mascarilla de burbujas, la `Dolly Bubble Mask´.

Es una mascarilla de fácil y rápida aplicación, y además es divertida, cuando se pone en contacto con la piel se nota un cosquilleo y, en unos segundos, pasa a ser una espuma que aumenta de volumen sin control. El efecto es tan gracioso que todo el que la usa sufre el irreprimible impulso de hacerse un selfie.

Esta mascarilla tiene multitud de beneficios: oxigena, desintoxica y limpia la piel, elimina los puntos negros, el exceso de grasa y ayuda a combatir el acné. En apenas unos minutos se obtiene una piel brillante, radiante y luminosa.

El modo de uso de este producto es muy sencillo y el proceso no dura más de cinco minutos: se aplica una capa uniforme de producto sobre la piel y se deja actuar unos dos minutos. Pasados los dos minutos se masajea el producto por todo el rostro y se vuelve a dejar que las burbujas hagan reacción durante un minuto más, tras el cual ya puede retirarse con un poco de agua templada.

Los resultados son inmediatos: la piel queda limpia, suave y con una agradable sensación de relax. Es una mascarilla muy poco agresiva, por lo que puede usarse un par de veces a la semana.

KOKEN ya lanzó hace unos meses, con un éxito increíble, la famosa mascarilla negra de carbónKOKEN Active Carbon Mask, y continúa con su afán por ofrecer al mercado las últimas tendencias en cosmética.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.